04 luglio 2009

La influenza, de origen español

Centurian Wildlife Services

El presente articulo fue publicado en el semanario mexicano Proceso, el día 4 de julio de 2009.
______________
"Podemos afirmar que el virus A/H1N1 no tiene como origen nuestro país", afirmó el embajador mexicano en Italia, Jorge Chen.
En una entrevista firmada por Vito Taormina y publicada en junio por el periódico en lengua italiana Il Sole d'Italia, que se edita en Playa del Carmen, Quintana Roo, el diplomático mexicano explica que el primer caso reciente de influenza tipo A/H1N1 se habría originado en España en noviembre pasado, según un documento publicado por la organización europea Eurosurveillance.
Aunque la entrevista intenta impulsar el clima de serenidad "para que el turismo extranjero regrese a esas tierras", el embajador Chen sostiene que "dado que en México no hay casos de influenza A/H1N1 ya desde hace décadas y no hay animales enfermos, es de suponer que el contagio se haya verificado de persona a persona, lo que permite afirmar que México ha recibido el virus y no lo ha originado".

El caso español

Tras ser consultado telefónicamente por este reportero, el embajador Chen confirma la declaración. "En una revista científica aparece el primer caso en noviembre de 2008", explica el diplomático.
A pregunta expresa del por qué esta información no es manejada públicamente en México, el funcionario responde: "Pues yo todo lo he notificado a las autoridades en México". Y añade que "una cosa es cómo (la epidemia de la influenza) se ha manejado en la prensa y otra cuestión son las publicaciones científicas".
Según Chen, "sería especulativo ofrecer una razón por la que el gobierno mexicano no haya manejado públicamente esta información, por lo que mejor no digo nada".
Para que quede aún más claro, el diplomático enfatiza: "O sea, yo no digo nada. No soy yo el que afirma o que escribe, yo simplemente proporciono la información o los guío en donde está la información".
Termina la llamada y aclara: "Yo estoy aquí para que fluya la información lo más posible".
La noticia específica a la que se refiere Jorge Chen es un documento publicado en la red del sitio de Eurosurveillance, "un periódico de acceso e intercambio libre acerca de monitoreo, prevención y control de enfermedades infecciosas en Europa".
Según los editores del periódico, "cada semana al menos 14 mil lectores envían material que luego se publica en línea cada jueves y sobre papel cada tres meses".
De acuerdo con el documento enviado a la página de Internet el 9 de febrero pasado y publicado hasta el 19 del mismo mes, firmado por la doctora Begoña Adiego Sancho, de la Dirección General de Salud Pública de Zaragoza, España, y otros funcionarios del Hospital Miguel Servet de la misma cuidad –de la Subdirección de Salud Pública de Teruel y del Centro Nacional de Microbiología de Majadahonda–, "el 8 de noviembre de 2008, una mujer de 50 años desarrolló repentinamente fiebre, tos, cansancio extremo, dolor de cabeza, irritación a las mucosas y escalofríos".
Fue hasta el 12 de noviembre que "el médico de medicina general que la visitó, miembro del sistema de control de la influenza, le aplicó un tampón a la faringe y lo envió al Laboratorio de Microbiología del Hospital Miguel Servet, en Zaragoza", mismo que es parte del Sistema de Control Nacional de Virología de la Influenza.
Según el documento, "la paciente, que no reportaba viajes recientes, no necesitó algún tratamiento específico o de permanencia hospitalaria y se recuperó completamente". Explica que la paciente "trabajaba en una granja porcina a conducción familiar y fue expuesta de manera directa y cercana con los animales".
Sin embargo, "ningún otro familiar o colega ha presentado síntomas de la influenza antes o después de haberse manifestado este caso, ni tampoco los animales presentaron algún problema".
Por otro lado, señala el estudio, "el médico general que visitó a la paciente refirió haber manifestado un síndrome de simil-influenza después de haberla visitado, aunque a él no se le aplicó algún tampón a la faringe".
Narra el documento que en la semana 46 de 2008, cuando se señaló este caso, en la región se estaba registrando una baja actividad de la influenza. Y explica que después de que el pasado 13 de enero el Laboratorio Nacional de Referencia para la Influenza señaló públicamente este primer caso de influenza por virus A/H1N1, "se adoptaron las siguientes medidas: el 20 de enero ha sido instalado el control activo en el lugar de brote del caso y han sido recolectadas pruebas de sangre del médico general y de cuatro familiares que entraron en contacto con el primer caso".
Al mismo tiempo, "se pidió autorización escrita para los exámenes debidos y se aplicó un cuestionario para recoger informaciones relativas a las seis personas en cuestión".
Hasta la fecha de la publicación del documento, en febrero de 2009, "no se encontraron otros casos asociados a la granja".
El documento añade: "De acuerdo con lo previsto por el reglamento sanitario internacional (IHR, 2005), el episodio fue informado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un caso de influenza causada por un virus distinto a los que circulan en el hombre".
Explica de manera detallada el camino realizado para aislar al virus. "Después de que el 13 de enero se determinó que el virus era de tipo A, un laboratorio señaló el aislamiento de un virus tipo A, subtipo H1, genéticamente cercano al aislado humano A/Switzerland/8808/2002 de origen porcino que ya había sido identificado como posible causa de esporádicas infecciones humanas de origen porcino".
El estudio sostiene que "las investigaciones epidemiológicas nos llevan hacia una infección humana tipo influenza para personas expuestas con los cerdos por razones profesionales".
Y abunda:
"Esporádicos casos de virus porcinos han sido descritos anteriormente sobre todo en personas jóvenes (menores de 25 años) en contacto con puercos". Sin embargo, "la transmisión de hombre a hombre no puede ser confirmada".
Para terminar, afirma que "este evento no se puede considerar inesperado y no representa un riesgo para la salud pública", por lo tanto "no se requieren medidas específicas" en esta materia.

Debate científico

Al estudio presentado después del caso español, en el mismo periódico en línea apareció otra nota que avanzó algunas hipótesis. En el documento, firmado por el doctor Van Reeth, del Laboratorio de Virología de la Universidad de Ghent en Bélgica, y por el doctor Nicoll, del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades con sede en Suecia, publicado el mismo 19 de febrero, los dos científicos europeos afirman que "si bien el caso señalado (el de la mujer de 50 años en España) muestra el bajo nivel de amenaza a la salud humana de todo tipo de virus porcino, este mismo caso señala la importante laguna en el conocimiento de este tipo de influenzas".
Dicho de otra manera, explican los dos investigadores, "la verdadera incidencia de la influenza porcina en los humanos es desconocida".
Según el citado estudio, "aunque el riesgo del virus porcino para la salud humana es desconocido, es probable que sea elevado". Más adelante añade: "Tenemos dos problemas. El primero es que lo estudios (...) se han limitado casi exclusivamente a los virus de tipo aviario. El segundo, es que si bien el sistema inmunológico humano protege generalmente del virus H1 o H3, no tenemos estudios acerca de la evolución de estos virus en los animales". Por estas razones, "este tipo de investigación es necesaria para comprender el riesgo basado sobre pruebas científicas y no solamente en hipótesis".
Continúa: "No saber estas cosas lleva al riesgo de que se produzca un nuevo virus, inclusive pandémico (...) Recientemente en Estados Unidos ('Caso de influenza A/H1N1 en Wisconsin', 2008) apareció un caso de influenza porcina originada por la combinación de virus humano, porcino y aviar".
Afortunadamente, explican los investigadores, "éste y otros casos similares de influenza porcina que puedan generar pandemia no han sido detectados".
Sin embargo, insisten, "el verdadero riesgo sólo puede ser descubierto al juntar la investigación epidemiológica con la investigación experimental". Por ejemplo, afirman, "muchos científicos se han dedicado a aconsejar la vacunación anti-influenza en las personas que trabajan de manera cercana con los puercos para reducir el riesgo de infección".
No obstante, "la experiencia con trabajadores agrícolas no ha sido satisfactoria, pues se ha transmitido la idea que la vacuna ofrece absoluta protección cuando en realidad ofrece sólo reducir el riesgo".
Finalmente, los investigadores europeos afirman: "La posible eficacia de las vacunas en contra de la influenza humana para controlar la influenza porcina sigue siendo desconocida".

1 comentarios:

David García ha detto...

Parece que en Mexico existe un suplemento natural que esta previniendo el contagio y complementando los tratamientos antivirales para la Gripa A H1N1:

http://articulo.mercadolibre.com.mx/MLM-30394433-antiviral-100-natural-alfa-hfi-acidos-humico-y-fulmico-_JM

 
Sitemap