24 dicembre 2007

Kosovo, la independencia que viene

El presente articulo fue publicado en el semanario mexicano Proceso, el día 24 de diciembre de 2007
______________
Fracasadas las negociaciones para definir el estatus jurídico definitivo para Kosovo –cuya fecha estaba prevista para el pasado 10 de diciembre--, es previsible una declaración de independencia por parte de la autoridad albanesa en dicho territorio.

Sin embargo, esta declaración no sería unilateral sino “coordinada” y con el aval de Estados Unidos y la Unión Europea (UE). Así, el escenario de un enfrentamiento bélico como el que sufrió esta región en 1999 es ahora “muy distante”.

Tal es el análisis de Luka Zanoni, jefe de redacción de Observatorio de los Balcanes, organización civil italiana que da seguimiento a la situación en esta región.

Kosovo –provincia ubicada al sur de Serbia, en la antigua Yugoslavia— sufrió a finales de la década pasada una cruenta guerra entre la minoría serbia, sostenida por el gobierno central de Belgrado, y la mayoría albanesa, entonces organizada en torno de un gobierno civil paralelo y a la guerrilla del Ejército de Liberación de Kosovo (UCK, por sus siglas en albanés).

En la primavera de 1999 la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) intervino militarmente la región bajo el argumento de detener el conflicto bélico. Luego, el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) emitió la resolución 1244 por medio de la cual esta organización internacional estableció una administración civil apoyada por cascos azules.

Bajo los auspicios de la ONU, de la UE, de Estados Unidos y Rusia, el gobierno serbio y los líderes albaneses de Kosovo iniciaron negociaciones. Pero desde entonces ambas partes han mantenido sus posiciones esenciales. Por un lado, la autoridad albanesa de Kosovo –encabezada por el exguerrillero Hachim Tachi— busca la independencia de esta región. Por el otro, el gobierno serbio del primer ministro Vijislav Kostunica rechaza tajantemente cualquier separación, aunque se ha mostrado dispuesto a conceder cierta autonomía a esa región. Considera que Kosovo es un área histórica y cultural fundamental para la identidad serbia.

La ONU estableció una fecha límite para llegar a un acuerdo sobre el estatus definitivo de Kosovo: el 10 de diciembre. Pero ello no sucedió. Ese día, los miembros de la llamada ‘troika’ –formada por la UE, Estados Unidos y Rusia-- presentaron un detallado reporte al secretario general de la ONU, Ban-Ki Moon, en el que admiten el fracaso de las negociaciones que ellos auspiciaban.

En entrevista con Apro, Luka Zanoni, dice: “La troika entregó un documento de 14 puntos en el que admite la imposibilidad de llegar a acuerdos. Afirmó que hizo lo posible para acercar a las dos partes, pero que no se pudo conseguir nada”.

Y agrega: “El reporte ratifica el fracaso de las negociaciones”.

Frente a negociaciones sin resultados, cuenta Zanoni, “los líderes de Kosovo han declarado que harán una declaración unilateral de independencia en los próximos meses”. Una situación, explica el analista, “que pondría en seria dificultad a la comunidad internacional, dividida entre posiciones favorables de la Unión Europea, apoyada por Estados Unidos, y la oposición de Rusia y quizás de China”.

El rol europeo

A pesar de ser punto de referencia ineludible en el escenario kosovar, “Estados Unidos se está retirando de la escena”, dice Zanoni.

Recuerda que “George W. Bush visitó Kosovo en el verano pasado. Allí declaró su apoyo total a cualquier hipótesis de independencia de la región”. Pero, advierte, “hoy el perfil estadunidense es mucho más bajo”.

En la capital de Kosovo, Pristina, se encuentra una copia de la Estatua de la Libertad e inclusive existe una avenida con el nombre del expresidente Bill Clinton. “Los estadunidenses son considerados unos libertadores por la gente de Kosovo. Pero actualmente mantienen un perfil bajo y anuncian que apoyarán cualquier iniciativa europea en Kosovo”, comenta Zanoni

Y es que, afirma, “los Balcanes y Kosovo son un problema europeo (…) Es en este contexto que se deberá resolver el problema. Lo que quiere la UE es tratar de gobernar esta declaración (de independencia), porque está conciente del veto ruso en el Consejo de Seguridad de la ONU para cualquier otra resolución a favor de un Kosovo independiente”.

Sin embargo, señala que también dentro de la UE “se juegan posiciones encontradas: España con el problema de ETA, Chipre por su situación de división, Grecia por una extraña solidaridad ‘ortodoxa’ hacia Serbia. Todos ellos son países que han expresado su oposición a un reconocimiento inmediato” de la independencia de Kosovo.

Frustrada la iniciativa de ONU, continúa Zanoni, “Tachi, el líder albanés de Kosovo, declaró que la única salida es la declaración unilateral”, pero –aclara-- los albano-kosovares “están dispuestos a posponer la declaración de independencia porque, de todas formas, ésta llegará por medio de las sugerencias de los aliados con los que cuenta Kosovo”.

Según Zanoni, “esto significa que hay acuerdo entre los líderes kosovares y la UE y Estados Unidos”.

El analista italiano explica que, a partir de dicho acuerdo, podría esperarse “una declaración de independencia coordinada”, y ya no una unilateral. Afirma que esto fue “lo que propuso el enviado de ONU en Kosovo, el expresidente finlandés Martti Ahtissari, a principio de este año”.

Tal solución parece haber sido adoptada inclusive por los europeos que en la reunión del Consejo de la UE, el pasado 14 de diciembre, decretaron el envío de una misión a Kosovo para relevar a la administración de ONU.

Tal encomienda fue definida como “la más importante misión de política exterior de la UE”, por los presidentes de Italia y Francia. Ésta, sin embargo, corre el riesgo de morir pronto.

Zanoni explica que Serbia se rehúsa a aceptar la presencia de la UE en su territorio sin la autorización de la ONU, pues formalmente Kosovo aún es provincia serbia.

“La misión europea, que al parecer cuenta con el envío de mil 800 personas para sustituir a la actual administración de ONU, debe contar con la aprobación del Consejo de Seguridad, sin duda”, afirma el experto italiano.

“Las partes juegan a interpretar las muy generales determinaciones de la resolución 1244 que el Consejo de Seguridad emitió en 1999. Por ejemplo, hay una fuerte oposición de Rusia que ya anunció el veto a cualquier iniciativa en este sentido por considerarla violatoria del derecho internacional. Es por eso que la UE estará esperando las delicadas elecciones en Serbia previstas a finales del mes de enero”.

El protagonismo europeo se reafirmó también en el reporte compilado por la troika. A pesar de que reconoce el fracaso de las negociaciones, el documento “tiene un par de puntos interesantes”, puntualiza Zanoni.

“El primero –explica-- es que ambas partes rechazan el recurso de la violencia. Y el segundo, el más importante, es que ambas reconocen tener un objetivo común: una perspectiva europea”.

Según el experto italiano, “en este aspecto se explica la responsabilidad de la UE. Europa tiene el objetivo de integrar a los países balcánicos, porque está claro su interés en el proyecto de ampliación de la Unión Europea”. Para que esto suceda, continúa, “piensa que admitiendo a Serbia entre los aspirantes a ser parte de la UE se podría pacificar toda el área. Sin embargo, habrá que resolver forzosamente primero la cuestión de Kosovo”.

Para basar sus afirmaciones, Zanoni se remite a hechos: “Son varios los años en que la UE sonríe a Serbia. La está facilitando mucho el camino, soltando las riendas acerca de la ‘condición irrenunciable’ que la UE había puesto para comenzar el proceso de integración: la entrega de los criminales de guerra Ratko Mladic y Radovan Karadzic (acusados de genocidio en Bosnia).

“Pese a ello, Serbia ha sido y sigue siendo inamovible en sus posiciones. Inclusive la facción moderada del Parlamento serbio ha informado que rechazará cualquier hipótesis de independencia para Kosovo”.

Perspectivas militares

Zanoni recuerda que “el 10 de diciembre, en Pristina se encontraban miles de reporteros de todo el mundo. Era el día ‘D’ para Kosovo”. Cuenta que la gran expectativa “se desinfló rápidamente”. Y es que, “parecía que todos esperaban una súbita declaración de independencia de Kosovo y luego el conflicto armado” provocado por una eventual reacción militar de Serbia, dice.

Pero, afirma, “la posibilidad de un conflicto armado es muy distante”.

Explica: “Los líderes serbios hicieron ciertas declaraciones en las que advirtieron sobre la posibilidad de intervenir para frenar y anular la declaración de independencia de Kosovo. Dijeron que lo harían por todos los medios… excepto los militares”.

Así, dice, “no creo que la opción militar sea contemplada por Serbia. Tanto es así que todos los ministerios de su gobierno han sido instruidos para que organicen un plan de acción en caso de la declaración unilateral de independencia por parte de Kosovo. Esto significa el retiro de los embajadores de los países que reconocerán esa independencia y la interrupción de las relaciones diplomáticas. Y esto sería un hecho muy grave”, pero que no implica que “pueda estallar una guerra”.

El experto reconoce que Kostunica declaró que contemplaba la guerra, pero reitera que no cree que ésta llegue a producirse.

“Ciertamente podrá haber conflictos de baja intensidad. Existen extremistas de los dos bandos. Puede haber algún enfrentamiento, pero dudo que pueda suceder un conflicto verdadero, formal. La KFOR (la fuerza de ONU hoy presente en Kosovo) tiene 16 mil 500 soldados en el territorio y ya tienen blindada la frontera de Kosovo. Es difícil que la situación se les escape de las manos”, afirma.

20 dicembre 2007

"La giustizia in Messico perseguita i poveri"

Il presente articolo é stato pubblicato nel sito di Global Project, il 20 dicembre 2007
______________
A 10 anni dalla strage di Acteal, abbiamo conversato con Pablo Romo, attualmente membro di SERAPAZ, ma all’epoca dei fatti, Direttore del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas. Con lui abbiamo raccolto alcune considerazioni: la costruzione di un contesto di guerra di bassa intensitá che ha favorito la strage - un contesto forse non lontano da quel che oggi accade in Chiapas; l’impunitá che circonda gli autori materiali; la necessitá di una veritá storica che garantisca giustizia.
La strage di Acteal, dice Pablo, non ha fermato la macchina militare, ma piuttosto ha segnato l’inizio di una chiara intensificazione della strategia contra insurgente applicata dal governo messicano. 18 detenuti per la strage, tutti indigeni. Gli autori intellettuali, impuniti. Quel che manca, spiega Pablo Romo, é un processo collettivo e nazionale attraverso il quale rendere giustizia.
[audio in spagnolo]

09 dicembre 2007

Libia: El trabajo sucio para la UE

El presente articulo fue publicado en el semanario mexicano Proceso, el día 9 de diciembre de 2007
______________
“La Unión Europea está firmando acuerdos de cooperación en el tema migratorio con Libia, país sobre el que hay fuertes dudas en cuanto al respeto a los derechos humanos”, denuncia Gabriele Del Grande, autor de Mamodou va a morir, libro que denuncia “la matanza de migrantes indocumentados ilegales en el Mediterráneo”.

“Desde hace años las organizaciones de la sociedad civil señalan graves irregularidades en el trato que el gobierno del coronel Kadafi reserva a los migrantes que cruzan su territorio para poder abordar los barcos que los llevarán a Europa”, explica el investigador italiano.

“La última fue la denuncia publicada por Amnistía Internacional en agosto pasado”, añade.

Sin embargo, según Del Grande, “nadie conocía la existencia de un diálogo ya tan avanzado y de esta naturaleza entre las dos partes”.

Entre el 27 de noviembre y el 6 de diciembre de 2004, la Comisión Europea encargó a una delegación del Parlamento Europeo el acercamiento al gobierno libio para una eventual cooperación en el tema migratorio. "Ha sido una experiencia horripilante", decía Giusto Catania, integrante de dicha delegación.

Su opinión se reflejó en el informe final, publicado el 1 de mayo de 2005, que indica graves violaciones a los migrantes en el momento de la detención y en el proceso de deportación, además de denunciar la falta de cooperación entre el gobierno libio y la Agencia para los Refugiados de la ONU (ACNUR).

Con base en ese informe, el 8 de mayo de 2005, el Parlamento europeo advirtió que la cooperación con Libia tenía que establecerse pero “sin expulsiones colectivas, sin detenciones administrativas en lugares donde los derechos humanos son violados, y con el reconocimiento de los derechos de los que piden asilo político en Libia”.

A más de dos años de esa advertencia “nada ha cambiado; más bien ha empeorado todo”, indica Del Grande. “Hemos conseguido un documento reservado que reporta los resultados de la visita que la agencia europea Frontex realizó entre fines de mayo y principios de junio de este año”, revela Del Grande.

“Ese documento, además de confirmar algunos números acerca de la realidad migrante que cruza Libia, exhibe lo que nadie sabía: es decir, que la UE sigue cooperando con Libia, haciendo caso omiso a las denuncias de su propio Parlamento”, añade.

La agencia europea Frontex surgió, el 3 de octubre 2005, por iniciativa de la Comisión Europea, coordinar y gestionar los esfuerzos de la UE para frenar la inmigración ilegal a Europa. Desde entonces, la agencia, cuya sede está en Varsovia, realiza operativos policíaco-militares en las fronteras de la UE; en el Mediterráneo y en la costa africana del océano Atlántico, desplegando la flota mixta de navíos de los países adherentes; en la Europa del Este, enviando cientos de agentes especiales proporcionados por las policías de cada país.

Ante los crecientes esfuerzos para frenar la inmigración ilegal al continente, la UE ha incrementado el presupuesto de la agencia, al pasar de los 34 millones de euros este año, a 70 millones para 2008.

“Es más fácil enviar a una delegación de policías que a un grupo de diputados”, acusa el investigador. “Así, evitamos las denuncias de maltratos y nos concentramos en la cooperación”.

El documento reservado conseguido por Del Grande “omite cualquier consideración de orden político u ético y enfoca su atención en los aspectos operativos de la cooperación”.

Primero contiene copia de la carta que, el pasado 25 de mayo --antes que Frontex visitara al país norteafricano-- Gil Arias, subdirector ejecutivo de la agencia, envió al gobierno libio, en la que se le invita a participar, desde 2008, en los patrullajes en el Mediterráneo.

Luego contiene lo que Libia pide a cambio de su cooperación: “12 aviones de vigilancia; 14 helicópteros; 240 jeeps; 86 camiones de carga; 80 camionetas tipo pick-up; 70 autobuses; 28 ambulancias; 12 sistemas de radar; 10 buques militares; 28 lanchas de medio alcance; 100 lanchas cortas; 400 visores nocturnos, sistemas de escaneo de huellas digitales, radios, y sistemas de navegación satelital”.

Abusos, violencia contra las mujeres, deportaciones…

Del Grande publicó, en octubre pasado, un informe titulado Reporte Libia. En él, a partir de la información oficial registrada en el documento de Frontex, figuran decenas de testimonios de migrantes acerca del trato recibido por las autoridades del coronel Kadafi y recopila los números de migrantes en tránsito por el país norteafricano.

Es un documento que fija su postura desde el subtitulo: “Todo lo que no se tiene que saber acerca del país al cual la UE confía el control de la frontera sur”.

Los testimonios relatan las condiciones a las que los migrantes son sometidos en el territorio de Libia: los largos viajes en el desierto; los abusos de los “coyotes”; los abusos y los homicidios de la policía; la violencia contra las mujeres; las deportaciones y los abandonos en la línea fronteriza sur, en medio de miles de kilómetros cuadrados de desierto.

Del documento de Frontex, “podemos ver que, en mayo de 2007, había 60 mil migrantes detenidos en Libia y, al menos, 14,500 habían sido deportados a la frontera sur entre 1998 y 2003”, señala Del Grande.

Y continúa: “Esos son números. Lo que hace falta es ver cómo se traducen en vidas reales”. Para esto, señala, una muestra está en los testimonios que publicó.

Habla Charles, del Ghana: “Crucé en Sahara desde Níger en junio de 2007. No muy lejos de la aduana de Toumou he visto 34 cuerpos, en medio de la arena, momificados”.

Continúa Fabrice, del Togo: “Desde Qatrun (Centro de Detención libio, NDR), la policía nos llevó hasta la frontera sur, cerca de Toumou. Tuvimos que caminar tres días en el desierto para llegar a Madama en Níger”.

Innumerables centros de detención están en el norte del país como, por ejemplo, Zuwarah, desde donde deportaron al etíope Yakob: “Eramos 50 en el camión. A mitad del camino, el chofer nos pidió dinero para que nos regresara. Sólo 30 de nosotros teníamos. Los otros 20 se quedaron a medio desierto. Quién sabe cuántos habrán muerto... Te quitan hasta el dinero que no tienes. Si, por ejemplo, tienes algún pariente en Europa, te prestan el teléfono satelital para que pidas una transferencia con Western Union”.

Las condiciones de los Centros de Detención son pésimas, según denuncian los entrevistados. “Cuartos sucios con demasiada gente; nada de comida, sin asistencia médica, sin que nadie nos ayude”, explica Elvis del Camerún.

Abraham de Eritrea confirma: “Estuve en Sirt dos semanas. Nos mantenían con pan y arroz. Afortunadamente tenía 400 dólares. Con ellos pagué al policía que me dejó salir”.

Además de la precariedad de las condiciones, está la violencia de la policía: “Conozco dos casos. El primero era un joven de Nigeria. Se llamaba Idewin. Fue detenido en Trípoli y murió pocos días después por las heridas de la macana durante la detención. El otro caso es el de un muchacho de Ghana: lo mataron a golpes en el cuartel de la policía, antes de que lo internaran al Centro de Detención. Era febrero de 2007”, dice Saleo del Chad.

La violencia ataca a las mujeres: “He visto a muchas mujeres violadas en el centro de Kufrah. Los policías entraban a la celda, agarraban una mujer y la violaban en grupo, frente a nosotros, sin distinguir entre mujeres casadas y solteras. Muchas quedaron embarazadas”, denuncia Fatawhit de Eritrea.

Por su parte, la etíope Hewat habla de una redada que la policía realizó en una de la casa donde, clandestinamente, se hospedaba: “Entraron y comenzaron a golpearnos a todos. Estaba embarazada y perdí a mi hijo por los golpes”.

El racismo es el otro grave problema. El gobierno libio, tras abrirse a la inmigración durante los años 90, ahora está cerrando sus fronteras y expulsando a extranjeros. “El gobierno libio buscó afirmarse en la Unión Africana cuando la UE le tenía el embargo económico-militar”, cuenta Del Grande. “Luego, cuando la UE levanto el embargo en 2004, Libia comenzó a cerrar sus fronteras”.

Añade: “La expulsión de extranjeros pasa por fomentar el racismo hacia los negros, hacia los de otra religión”.

Daniel de Eritrea cuenta lo que le sucedió: “Cuando caminaba con un amigo en Trípoli, unos jóvenes nos pararon y nos preguntaron nuestro nombre. Nos presentamos con nombres musulmanes para evitar cualquier problema. No convencidos, nos hicieron pronunciar la Fatiha del Corán. Yo lo sabía, mi amigo no. Probó defenderse, pero lo acuchillaron y le robaron todo. Me fui cuando estaba muerto, tirado en un charco de sangre a media calle”.

Y concluye: “Si quieres sobrevivir en Libia, tienes que prever cualquier cosa. Lo tienes que hacer todo con extrema atención. Nunca te puedes relajar y perder la concentración”.

Según Del Grande, el caso más grave “es él de los refugiados, porque Libia casi no concede asilo político o refugio, debido a que no reconoce la Convención de Ginebra y menos al ACNUR. De tal manera que todos los que escapan de las guerras en África, por ejemplo desde Sudán, no pueden esperar ser acogidos en Libia y menos de llegar a la UE a pedir asilo o refugio”.

Finalmente, Del Grande afirma: “No nos hagamos ilusiones: el problema no es sólo en Libia. Podemos mirar a todos los países que rodean la UE, desde el norte de África hasta la Europa oriental. La política es la de crear un área de amortiguamiento alrededor del territorio europeo, subcontratando, de hecho, el control de la inmigración, impidiendo que un sin papeles pueda tocar el suelo de la UE”.

Y advierte: “Si para eso hay que cerrar los ojos sobre lo que sucede en Libia, pero también en Argelia o en Ucrania u otros países involucrados, ese es el precio a pagar según el enfoque europeo: ‘Son crímenes cometidos por países no europeos, por lo tanto no nos atañen’, es el mensaje cínico y paradójico que transmite la UE”.

Migrantes y nazis

El presente artículo fue publicado en el periodico mexicano La Jornada el día 9 de diciembre de 2007
___________

El 4 de diciembre pasado, en el concejo municipal de la ciudad de Treviso, en Italia, el concejero local Giorgio Bettio, del fanático partido de la Liga del Norte, declaró: “Utilicemos con los inmigrantes los mismos métodos de las SS (la policía especial de Adolfo Hitler): castigar 10 inmigrantes por cada abuso cometido con nuestros ciudadanos”. Frente sus colegas de partido, el consejero municipal quería apoyar la enésima ley local, promovida por su partido, el mismo que gobierna la ciudad, en contra de la presencia extranjera en ese lugar. La oposición de izquierda asistía, algunos con gran sorpresa pintada en el rostro, la mayoría de ellos sin pronunciar palabra alguna. Sin embargo mal haríamos en pensar que declaraciones como éstas sean aisladas, únicas. Al contrario, el concejero de Treviso no hace nada más que seguir la corriente del río de declaraciones e iniciativas legislativas adoptadas por el gobierno local, emulado por otras decenas de municipalidades de la región hasta llegar a los decretos de emergencia promovidos por el gobierno central de Roma. Una campaña de hostigamiento contra los migrantes que refleja la complejidad de una sociedad incapaz de resolver la convivencia con el otro. Y si esto se puede detectar en la misma población italiana, más aún sucede cuando el otro tiene color de piel distinto, o habla otro idioma, o profesa otra religión o es pobre.

La situación en Treviso, sin embargo, aún conserva rastros de peculiaridad en el decaído tejido social italiano. La ciudad se ubica en un territorio, el Véneto, que ha conocido en un pasado ni siquiera tan lejano la pobreza, la pobreza extrema. Hablamos de un territorio cuya población, a lo largo del siglo pasado, ha muerto de hambre o ha sufrido las más crueles enfermedades determinadas por el hambre. De aquí, entonces, salieron miles de personas, migrantes ellos también en ese entonces, rumbo a otros continentes: América Latina, Australia, América del Norte. De aquí salían y allá encontraron suerte, oportunidades y, en muchas de las ocasiones, cálidas bienvenidas. Llegó luego el boom económico, que aun no tocando directamente el Véneto, logró detener esta hemorragia de trabajadores que salían desde la tierra que algún día fue parte de la República de Venecia. Tierra pobre, lo dijimos, que pero pudo sobrevivir por la tenacidad de su gente, en su mayoría campesinos.

En este contexto, Treviso y la región que la rodea se ponen como buen ejemplo de las consecuencias de las transformaciones tanto políticas cuanto económicas que han ocurrido a partir de finales de los años 80. En el delicado y móvil panorama político de aquellos años, el noreste italiano asistió a una repentina transformación de su sistema productivo, que tiene como mejor ejemplo al empresario italiano Luciano Benetton, quien justamente en Treviso tiene su cuartel general. Un cambio tan repentino y radical que a la vuelta de pocos años el noreste italiano fue considerada la macrorregión más rica del continente europeo. Tal salto de calidad, fundado en un salto de paradigma productivo que pasa de la agricultura a la industria flexible, esbelta, en red, incide de manera determinante en el tejido social: de ser campesino a ser dueño de fábricas; de mandar sólo en tus tierras, a mandar plantillas de trabajadores; de tener una casa en el campo, a tener una pequeña villa y un pabellón productivo. Un salto importante que ha transformado mentalidades, formas de ser y visiones a futuro. Que el dinero borre la memoria no es una novedad para nadie, así que de ser campesino potencial migrante, el ciudadano del Véneto se ha convertido en nuevo rico, patrón y propietario, empresario que invierte capitales ya no sólo en Italia, y que pone en el olvido su pasado para mirar hacia el brillante futuro. Las consecuencias son las que hoy todos miramos y que algunos callan.

No podemos permitirnos comparar la actual situación en el Véneto, y en Italia en general, con lo trágicamente sucedido a raíz del régimen nazi. Sin embargo resulta complicado a veces resistirse a la tentación de señalar las similitudes con ese entonces entre quienes hoy atacan al diferente en búsqueda de blancos de desahogo para frustraciones, enojos, miedos, angustias y ansias que hoy en Italia se generan; entre quienes hoy, además de mencionar lo peor de la historia humana sin titubeo alguno, proponen conceder la ciudadana de sus municipios sobre la base del censo económico; entre quienes hoy, brillantes empresarios de la nueva economía neoliberal, explotan trabajadores sin derechos, hasta en algunos casos dejarlos morir en las líneas de producción; entre quienes hoy, del egoísmo social y económico, hacen su bandera; entre quienes hoy callan y dejan pasar, ofreciendo, con su silencio, un arma peligrosa en las manos de los promotores de las ideas más inútiles que la humanidad haya podido concebir.

Menos complicado es reconocer que las declaraciones de un político idiota, cualquiera en realidad, traducen nada más en palabras un clima que se ha venido creando desde hace demasiado tiempo y que ya hoy se persigue a los extranjeros sobre su base étnica deteniéndolos en modernos lageres institucionalizados, y expulsa de forma arbitraria a miles de ciudadanos extranjeros considerados peligrosos.

07 dicembre 2007

"Non é stato un disastro naturale"

Il presente articolo é stato pubblicato nel sito di Global Project, il 7 dicembre 2007
______________
80% del territorio inondato, un milione di sfollati, qualche decina di morti e milioni di dollari di danni. Questo il saldo di una settimana di inferno nel meridionale stato di Tabasco. Un impreciso numero di morti e una comunitá completamente sepolta, il saldo invece dell’impovvisa frana che ha bloccato il corso del fiume Grijalva che dal Chiapas arriva in Tabasco.
Eccezionali piogge a fine ottobre, e in poche ore Tabasco si allaga. A due giorni dalla fine dell’emergenza, il 4 novembre, una frana di 4 milioni di metri cubi di terra cade sul fiume Grijalva. Ufficialmente, la frana ha causato un’onda di tali dimensioni da distruggere la comunitá di San Juan Grijalva, 250 abitanti.
E mentre il presidente Calderon dichiara e continua a sostenere che la causa di entrambi i disastri sia stata l’eccezionale precipitazione e, addirittura, il ciclo lunare, nelle settimane seguenti cominciano a svelarsi le reali responsabilitá: il fiume Grijalva, che dal Guatemala, dopo aver attraversato il Chiapas, sfocia nel Golfo del Messico, é un fiume con quattro dighe con relativi impianti idroelettrici. Impianti vecchi, almeno trentanni di vita alle spalle. Ma l’ipotesi é un’altra: la produzione di elettricitá pubblica é frenata per favorire la produzione privata.
Conseguenza? Le dighe pubbliche sono forzate a trattenere piú acqua e se non ce la fanno piú (come é accaduto questa volta) bisogna svuotarle e farlo rapidamente. Cosí la Peñitas, l’ultima diga sul Grijalva, prima di arrivare in Tabasco é stata aperta al ultimo momento, dando un preavviso di poche ore; ed é stata aperta senza modulare la quantitá d’acqua.
Pochi giorni dopo, la diga Malpaso, il penultimo impianto, avrebbe rilasciato una gran quantitá d’acqua che potrebbe essere la causa dell’imporvvisa frana che ha coinvolto Sal Juan Grijalva, che si trova, appunto, tra Malpaso e La Peñitas.
Dietrologia? Complottismo? Forse non cosí tanto, ma sicuramente negligenza ed interessi incrociati attorno al business della privatizzazione dell’energia in Messico.
Fenomeno impulsato da Salinas de Gortari (almeno dal 1993) e confermato da Fox e, ora, da Calderon.
Una situazione che rivela, ancora una volta, che la privatizzazione dei servizi pubblici rende economicamente a chi la promuove, ma distrugge ambiente e uccide vite umane.
Tutto questo proprio quando l’ENEL italiana annuncia l’acquisto di tre impianti idroelettrici in Messico (comunicato dell’ENEL).
Tre impianti moderni, degli ultimi inaugurati proprio da Fox. Quali impianti? Non si sa. Si sa che uno é nello stato di Michoacan, Jalisco e...Guerrero.
L’unica cosa certa é che in Guerrero dighe nuove non ve ne sono, l’unica programmata é la polemizzata diga de La Parota. Si chiude il cerchio.

Ne abbiamo parlato con Rodolfo Uribe, ricercatore della UNAM ed esperto della storia di Tabasco.
[ audio in spagnolo]

 
Sitemap