11 dicembre 2006

Oaxaca, la gente si riprende la strada e la speranza

Dopo due settimane passate a riorganizzare il movimento duramente provato dalla repressione del 25 novembre scorso e la ondata di arresti che ne é seguita, la APPO ha organizzato due grandi manifestazioni per la giornata di orggi, 10 dicembre. La prima nella capitale dello Stato, a Oaxaca. 250.000 persone dicono gli organizzatori, 50.000 le nostri fonti.
Alla testa del corteo: la gente. Migliaia di persone, donne, bambini e uomini che in questi mesi hanno lottato e si sono organizzati attorno alla APPO ed anche autonomamente, con un unico obiettivo: la rinuncia del Governatore del PRI, Ulises Ruiz Ortiz. Nonostante la situazione imposta dal governatore con l’appoggio della Policia Federal Preventiva, che ancora in queste ore si vive nelle strade della capitale, la gente di Oaxaca si é ripresa la piazza. Nonostante i continui ed arbitrai arresti, gli abusi, le "sparizioni", lo stato di eccezione permanente che si vive oggigiorno a Oaxaca, la gente ha dimostrato che la paura non ha vinto la loro volontá di libertá, giustizia e democrazia.
Tema delle manifestazioni: la restituzione con vita delle decine, forse centinaia, di desaparecidos, la liberazione di tutti i prigionieri politici (141 detenuti nel carcere federale di Nayarit, fuori dallo Stato di Oaxaca), il ritiro di tutti gli ordini di arresto (molta gente ancore é inclandestinitá), il castigo per tutti i reati commessi contro il movimento (almeno dieci morti riconosciuti cui aggiungere molti altri non denunciati o di cui non é stato trovato il corpo), lo stop immediato a ogni atto repressivo.
Un atto di forza che la APPO prova a realizzare dopo il durissimo colpo inferto nelle ultime due settimane da parte del Governo uscente e quello entrante. Un prova di forza per recuperare terreno. Parte della "dirigenza", quella superstite, un’altra volta in strada a sfidare i numerosi ordini di arresto ancora in piedi. Il ruolo del settore magisteriale incerto, poiché la base oggi gridava slogan in piazza, ma sembra che la dirigenza continui a dialogare con il Ministero degli Interni perché siano ritirati gli ordini di cattura contro alcuni maestri. Il segretario sindacale, Enrique Rueda Pacheco, deve definire se fidarsi ancora del Governo federale dopo la trappolta tesa a Flavio Sosa, portavoce della APPO in questi mesi arrestato lunedí scorso. Da sottolineare piuttosto la presenza del PRD, il partito di Lopez Obrador, lo "sconfitto" delle ultime elezioni federali. La presenza del PRD é stato oggetto di polemica. La APPO aveva dichiarato sgradita la sua presenza con l’accusa di voler montarsi sul movimento. Il PRD quindi ha scelto una presenza dal basso profilo politico-istituzionale (presidente e segretario di partito sono rimasti a casa), ma dall’altissimo profilo politico-morale: Rosario Ibarra de Piedra, senatrice indipendente eletta nelle file del PRD, attivista storica del movimento per i desaparcidos della guerra sporca degli anni ’70 e oggi Direttrice della Commissione Diritti Umani del Senato della Repubblica, nonché colei che ha investito Lopez Obrador della "Presidenza Legittima" il 20 novembre scorso. La sua presenza alla testa del contingente del PRD ha fatto piacere a molti. Nel discorso dal palco, a fine manifestazione, Rosario Ibarra ha accennato alla morte di Pinochet e ha nominato Luis Echeverria Alvarez, presidente messicano (1970-76) responsabile della guerra sporca in Messico e, proprio in questi gioni, ad un passo dal carcere. La senatrice ha infine preso precisi impegni a lottare affianco alla APPO in favore di desaparecidos e prigionieri politici.
A fine giornata sono stati annunciati gli appuntamneti per le prossime ssetimane. Si comincia da martedí con una serie di incontri che la APPO ha dichiarato voler iniziare con il Ministero degli Interni. Il 19 dicembre Mujeres Sin Miedo, aggrupazione della Otra Campaña, ha lanciato una maratona artistica a Cittá del Messico. Infine, é stata sottolineata e salutata la giornata di mobilitazione globale per Oaxaca lanciata dall’EZLN per il prossimo 22 dicembre. In serata é stato rilasciato un comunicato della APPO diretto alla gente di Oaxaca ed alle genti del Mondo ed nota sulla giornata di oggi. Infine, é stata anninciata una giornata per gli ancora prigionieri per i fatti di Guadalajara, il 27 e 28 maggio 2004. L’allora governatore ed oggi mnistro degli interni federale, Ramirez Acuña, attacco una manifestazione pacifica arrestando centinaia di attivisti e facendiso resposabile di centiania di casi di tortura e violazioni. Presenza davanto alla Procura federale, mercoledí 13 alle 10.

09 dicembre 2006

CILAS

Desde 2006, colaboro en el Centro de Investigación Laboral y Asesoria Sindical.
En él, realizo un trabajo de investigación acerca del fenómeno productivo que nosotros llamamos outsourcing, pero que en Ámerica Latina también se define tercerización o subcontratación.
En abril de 2007, se entregó el primer reporte.
En marzo de 2008, se entregó el segundo reporte.
En mayo de 2009, se publicó la nota "Outsourcing, miseria disfrazada de empleo"
En mayo de 2009, se publicó el Cuaderno de Investigación 008 Outsourcing (tercerización), respuestas desde los trabajadores

CPT: ¿qué son y qué futuro tienen?

En 1998, el entonces gobierno italiano de centro-izquierda promulgó la ley 40, cuyo articulo 12 instituía los Centros de Permanencia Temporánea (CPT). Estos lugares se transformaron a lo largo de estos años en el icona del control migrante en el territorio italiano, así como el objeto del escándalo de cualquier discurso que apunte a un justo y digno tratamiento del tema migratorio y de sus protagonistas, las miles de personas que cada año buscan mejor vida en Italia y, más en general, en los países de la Unión Europea.
Decretada su existencia, en las mayores ciudades de frontera aparecieron estructuras aptas a la función de encarcelar migrantes ilegales, bajo el nuevo formato de “detención administrativa”[1]: la ley prevé la detención de todos los extranjeros que se encuentren en territorio nacional sin los papeles para la regular estancia. La ley asegura que la detención puede durar un máximo de 60 días y luego el migrante tiene que recibir la definición de su situación: el permiso de legal estancia o algún tipo de procedimiento de expulsión, que puede variar desde la intimación a dejar el territorio nacional dentro de un determinado tiempo o la deportación forzada al país de origen. Actualmente se cuentan 26 entre CPTs propiamente dichos y estructuras similares (en muchas ocasiones parte del mismo CPT) aptas a recibir, identificar y, eventualmente, canalizar la petición de asilo.
Hasta la fecha nadie ha podido entrar en un CPT que no fuera policía, miembro del gobierno, diputado nacional o migrante detenido. Aunque los CPTs no son formalmente cárceles no existiendo el delito de clandestinidad, los migrantes no pueden salir, son detenidos, y nadie puede entrar. De esta manera, la información es tan escasa que hace gritar al escándalo, pues ya son más de ocho años que los CPTs regulan la migración en Italia y sin embargo el gobierno (de los tres que hubo hasta ahora, los tres de diferentes mayorías) sigue negando el acceso a las estructuras.

El dato económico

Los CPTs son estructuras públicas cuyo funcionamiento depende del Ministerio de Interiores. La información acerca de la gestión y los gastos relativos deberían ser pública. Sin embargo, el gobierno se niega a proporcionar información certera y coherente. Nadie explica por qué un migrante detenido en el CPT de Milán cuesta 75 euros al día, mientras que en Roma 34 euros o en Lampedusa, al extremo opuesto, el costo es de 37 euros. Sólo recurriendo a la Corte dei Conti[2] se puede aproximar una cifra que varía de lugar en lugar, sin ahondar nunca en la precisión: ¿es falta de competencia, en un secreto de Estado o hay algo que esconder? La duda surge en los últimos meses, durante los cuales se están descubriendo algunas irregularidades en la gestión de los CPTs. A este respeto, tampoco la información es mucha. Fruto de licitación pública, la gestión de los CPTs es encargada a empresas privadas en convención con el gobierno. Sin embargo, resulta extraño que son muy pocas las empresas que se reparten la gestión del elevado número de CPTs. Entre éstas, encontramos la Cruz Roja Italiana y la Caritas Italiana, pero más sorprendente aún es la presencia de alguna curia, sobre todo en el sur del país, y de la empresa Misericordie di Italia, cuyo director es el hermano del ex Ministro por las Relaciones con el Parlamento, Carlo Giovanardi. La licitación debería ser pública, pero como en el caso de Milán, documentado por Report[3], a la licitación sólo fueron convocadas tres empresas, entre las cuales Misericordie di Italia.
Lo que se sabe es que un CPT cuesta en el orden de 3,000,000 de euro al año en Lecce, en el sur de Italia, la mitad en Bologna, poco más de 2,000,000 de euro en Roma, sin contar los servicios de vigilancia privada, limpieza, manutención de los edificios y, en el caso de Modena, renta del espacio.

¿Hoteles o cárceles?

El gobierno que antecedió el actual, por la voz del Ministro por las Relaciones con el Parlamento, decía del CPT de Modena: “Es mejor que los hospitales. Ojala las casas de hospedajes para ancianos en este país tuvieran tantos servicios como el CPT de Modena”. Del CPT de Lampedusa, el Ministro de Interiores, obligado a visitar el lugar luego de algunas indiscreciones acerca de abusos cometidos, declaraba: “Es un hotel de cinco estrellas”.
El actual gobierno, que ganó una dura campaña electoral también con el tema de los CPTs y su “humanización”, habla de rebasar el concepto de CPT. Parte de la mayoría parlamentaria que hoy apoya el gobierno habla de cerrarlos de una vez por todas, por ser lugares inhumanos, comparables con las cárceles.
¿Quién tiene la razón? Difícil saberlo, pues los CPTs, ya lo dijimos, son áreas restringidas.
Sin embargo alguna información (en forma de voces, rumores y denuncias) logra salir del interior de los altos muros, alambres de púas y cordones de policías que rodean estas estructuras y nos habla de abusos, de maltratos, de vejaciones. En 1998, una nutrita marcha de organizaciones sociales solidarias con los migrantes, tuvo que enfrentarse a la policía para que el gobierno dejara entrar una delegación de manifestantes, diputados y periodistas al CPT de Trieste[4]. Tres días después, denunciadas las horripilantes condiciones en que se encontraban los migrantes ahí detenidos, el CPT fue cerrado. En otras dos ocasiones, en el 2005, sólo la valentía de un periodista, Fabrizio Gatti, pudo develar el abuso. Gatti se disfrazó de migrante rumano y se hizo detener. Pudo atestiguar abusos, golpizas, discriminaciones y arbitrariedades, todo a completa discreción de la autoridad de policía, pues no hay oficinas de tribunales en los CPTs[5].
Evidentemente, pero, los casos más importantes derivan de los testimonios directos de los detenidos que en su viva voz pueden contar lo que sucede en el interior de los CPTs. No son muchos los testimonios en este sentido, pues los migrantes viven bajo el constante riesgo de represalias.
A pesar de las difíciles condiciones para que los migrantes hablen y atestigüen, hay casos en los cuales, la exigencia de justicia ganó el miedo. El primero es el caso del CPTs de Lecce[6], en el cual, el 22 de noviembre de 2005, 17 migrantes tras intentar la huida del centro fueron agredidos, golpeados y torturados por el Director, junto a cuatro carabineros y algunos trabajadores del CPTs. Los migrantes en ese entonces tuvieron el valor de declarar y acusar al Director de maltrato. Según los testigos, el Director, auxiliado por los carabineros, pateaba y regalaba puños a los que intentaron la huida hasta llegar al extremo de obligar los migrantes, de origen árabe, a comer carne de puerco.
Otro caso es él del CPT de Bologna, en donde los carabineros tuvieron que intervenir tras una denuncia anónima vía radio según la cual en el interior de la estructura, la empresa gestora suministraba psicofármacos a los detenidos, con el fin de mantenerlos tranquilos. En Milán, como en otros casos, distintos enfermeros de los hospitales locales, han atestiguado casos de autolesionismo que llevó los migrantes hasta el quirófano.
Más reciente es el caso del CPT de Caltanissetta, en Sicilia. El 21 de octubre pasado un reportaje periodístico, otra vez, reveló las condiciones internas de las estructuras. Algunos migrantes africanos han denunciado discriminaciones y abusos por parte de los miembros de la Cooperativa Albatross 1973, la empresa gestora del Centro. Supérstites del naufragio del navío que los llevaba a Italia el pasado 20 de agosto, este grupo de migrantes ha conseguido el asilo político. Sin embargo, la exigencia de justicia los llevó con el periodista Giovanni Maria Bellu de La Repubblica. “No creía ver lo que vi, no creía verlo en Italia: los operadores del Centro, muchos norteafricanos, nos discriminaban por el color de la piel[7], nos cobraban todo, las tarjetas de teléfono, los cigarros, la comida. Si íbamos con el doctor teníamos que formarnos, mientras los norteafricanos nos rebasaban [...]. Nos proporcionaban las mismas pastillas para cualquier dolor denunciáramos, eran somníferos”, dice Mihretab Malik, de Eritrea. Las versiones coinciden, y más aún cuando se habla de las huidas: “He visto escapar 30 personas, luego otras cinco. Cortaron las rejas con una podadera, los operadores estaban ahí [...]. Pagaban para irse, y cuando se iban, ahí afuera estaba la policía y no hacía nada”, denuncia Mekonem Kribrome, de 24 años de edad. Es la primera vez que un grupo de migrantes decide denunciar los abusos de forma tan abierta. El día que esto sucede, el grupo de migrantes, ya con el asilo político en el bolsillo y libres de circular en el territorio italiano, son interceptados por dos patrullas: los agentes lo interrogan, los presionan y los amenazan. “Agradecemos a Italia que nos hospede, sabemos que estos actos son sólo de unas personas. Pero sí, tenemos miedo”.
Ahora habrá que esperar las investigaciones, una de la Procuraduría de Caltanissetta y una por el Ministerio de Interiores.

¿Cerrarlos o humanizarlos?

Definidos “lageres” por las organizaciones sociales que defienden los derechos de los migrantes, los CPTs se presentan como verdaderas estructuras de control, represión y anulación del derecho.
“No lo definiría lager, pues el lager nazi estaba pensando para aniquilar la persona hasta su eliminación física. En el CPT no se llega a tanto”, dice en entrevista Fabrizio Gatti. “Me gustaría que si mañana se escribiera una historia de la migración, estos lugares se llamaran con su brutal, fría y orwelliana sigla: CPT. Esa sigla que lo contiene todo. El problema real es que el gobierno está empezando a externalizar el problema, construyendo los CPTs en otros países, como Libia, por ejemplo, en los cuales lo derechos humanos no son respetados”.
Frente a los escándalos periodísticos y, cada vez más, las denuncias por parte de los migrantes que los CPTs producen, hay un fuerte movimiento social que gana terreno. La pasada campaña electoral tocó el tema en más de una ocasión. La derecha ofrecía endurecer aún más la política migratoria, la izquierda ganó proponiendo “cerrar”, “rebasar” y “humanizar” los CPTs. En la espera de la nueva ley migratoria prometida, el nuevo gobierno investiga y modifica algunas pequeñas reglas. Sin embargo ya no más se habla de humanizar estos centros de detención. Y mientras el gobierno sigue escondiendo información certera acerca de las reales condiciones en las cuales se vive adentro de los CPTs, acerca de los reales costos de estas estructuras, las calles cada vez más se llenan de personas y migrantes que no quieren ya más maltratos, que quieren libertad de circulación, libertad de soñar una vida mejor. Mientras en el palacio los políticos hablan de qué hacer con esta papa caliente en sus manos, el clamor de la calle es otro: “No se humanizan, hay que cerrarlos”.
[1] La Ley 40/1998 – y siguientes modificaciones - nunca habla del delito de clandestinidad, por ende la detención del extranjero por no tener los regulares documentos de estancia viola abiertamente el Art. 13 de la Constitución italiana.
[2] Organismo constitucional encargado de vigilar la administración del Estado.
[3] Transmisión televisiva del canal RAI 3, centrada en el periodismo de investigación.
[4] En el norte de Italia, a la frontera con la Ex Yugoslavia.
[5] Véase: http://espresso.repubblica.it/dettaglio-archivio/1129502
[6] Ciudad en el sur de la península italiana.
[7] La empresa gestora puso a trabajar algunos interpretes norteafricanos que, por su origen, tienen una tez más clara.

CPT en Italia, un negocio redondo

A lo largo de los últimos años, muchas han sido las polémicas alrededor de los Centros de Permanencia Temporánea (CPT) para migrantes, mismos que han vivido transformaciones, según el equipo de gobierno en turno. Primero fue el gobierno de centro-izquierda entre 1996 y 2001 el cual vendió al publico los CPTs como estructuras necesarias. “El mal necesario”, pues lo exigía la realidad histórica, aunque es notorio que más bien la medida respondía a la presión de la joven Unión Europea, a través de los Tratados de Schengen. Luego fue el gobierno de centro-derecha que gobernó de 2001 a 2006, el cual cambió la ley migratoria italiana, promulgando una legislación mucho más restrictiva respondiendo a un electorado conservador que lo puso en el poder. Esta ley (la 189/2002) además de complejizar los procedimientos para entrar al país, multiplicó el número de los CPTs y endureció las condiciones, equiparando, de paso, la detención por estancia ilegal , la detención temporánea para la identificación y el inicio del procedimiento de asilo. Todos los migrantes en la misma olla.Hoy en Italia regresa a gobernar la izquierda. Tras una campaña electoral centrada, entre otros temas, en el futuro de los CPTs – tachado de verdaderos lageres por buena parte de la opinión pública – la izquierda llega en el poder con la promesa de “un eficaz paso más allá de los CPTs”. Una comisión especial del Ministerio de Interiores visitó todas y cada una de las estructuras y las transformó en los llamados “Centros Polifuncionales”, separando los CPTs de los Centros de Identificación, Centros de Separación y Centros para Refugiados. Sin embargo, los CPTs siguen existiendo y siguen siendo la columna vertebral del sistema de control de la migración: represión y control.
CPTs productores de mano de obra barata
Los CPTs son hoy el lugar en los cuales termina el sueño del migrante de encontrar una vida más digna. Un migrante que llegue a Italia – y en general en Europa – ilegalmente y pueda entrar al país tiene altas posibilidades de acabar en un CPT. ¿Pero cómo sale de ahí? La legislación actual, prevé que el extranjero puede quedarse hasta un máximo de 60 días en un CPT para ser identificado. Una vez transcurrido ese tiempo, la autoridad tiene que decidir: o un permiso temporal, por cuestiones humanitarias, o la expulsión. En este último caso, el más común, el Estado prevé la deportación al país de origen, sin embargo es notoria la falta de recursos para que este procedimiento pueda ser llevado a cabo por los miles de migrantes expulsados. De esta forma, al migrante es entregado un papel en el cual se le dan 5 días para “dejar el país voluntariamente” . Otros migrantes llegan a Italia pero no pisan siquiera el territorio y son detenidos antes por las patrullas fronterizas. En este caso, el migrante es llevado al Centro de Identificación y luego trasladado al CPT – que por lo regular está en la misma estructura. De ahí la salida como antes descrito. Un migrante que salga de un CPT con un decreto de expulsión en las manos ¿qué hará de él? En la mayoría de los casos, así como fue documentado por el periodista Fabrizio Gatti y muchos operadores del sector migración de distintas organizaciones sociales, el migrante tira el papel en el primer bote de basura que encuentra. Luego se pone a buscar empleo. Fabrizio Gatti, que fingió ser ciudadano rumano para internarse en CPT, documenta la historia de un migrante que “expulsado” desde el CPT de Lampedusa (en el sur de Italia) acabó trabajando de obrero en Milán con el sueldo de 2 euro a la hora y sin prestaciones, mientras sus colegas “en regla” eran pagados 7 euros a la hora y tenían todas las prestaciones de ley. Si la ilegalidad empuja al trabajo informal, de la misma manera, la presencia de los CPTs en el territorio obliga los migrantes a buscar no sólo rutas de entrada distintas sino que también las redes de protección necesarias para no ser encontrados por las autoridades. “Quienes acaban ganando de la existencia de la actual política migratoria en Italia y de los CPTs son las grandes mafias del trafico de personas y la economía de destinación”, dice Gatti. Y en efecto, ya salió a flote el caso de las obras del Tren de Alta Velocidad (TAV) que debería conectar Lisboa con Kiev pasando por Italia, en las cuales trabajan empresas ligadas al ex Secretario de Obras Públicas, Pietro Lunardi, mismas que emplean trabajadores extranjeros sin permiso.
La gestión de los CPTs, negocio para unos cuantos
La cantidad creciente de migrantes que cada año llegan a Italia, impuso la construcción de 26 CPTs en todo el territorio nacional, ubicados, en su mayoría, en el sur de la península. A pesar de todo, a pesar de polémicas, cuestionamientos, investigaciones, acusaciones y resoluciones, por parte de tribunales, ONU, Comisión Europea y otros organismos gubernamentales y civiles, hoy en día, el mayor problema para el gobierno italiano con respeto a los CPTs resulta ser su gestión, por los elevados costos y por las polémicas generadas por las dispersas denuncias de maltratos .Desde su creación, el gobierno decidió confiar la gestión de las estructuras a empresas públicas o privadas, según una convención que el mismo gobierno central habría firmado: el Estado entrega en mano de empresas – privadas en la mayoría de los casos – la gestión del problema migratorio. Esta situación ha llevado a distintos problemas. Según las convenciones estipuladas entre el Ministerio de Interiores y las empresas gestoras, éstas tienen que proporcionar una serie de servicios muy específicos a los migrantes “huéspedes” de los CPTs: asistencia sanitaria, tres comidas al día, ropa, etc.. La convención habla en especifico de algunos precios, que aproximan los 40 euros diarios por “huésped”. Sin embargo, en la Corte dei Conti resultan otros costos, otros precios. Cada migrante detenido en el CPT de Lampedusa cuesta 37 euros al día, mientras en el CPT de Modena el costo sube hasta los 89 euros. De la misma forma, los costos varían según el CPT. O, más bien, según la empresa gestora. La Cooperativa Albatross es una, siguen la empresa Misericordia, gestora entre otros del CPT de Modena, la misma Caritas Italia y la Cruz Roja Italiana. Poco se sabe pero sobre los costos reales de estas estructuras. Lo que se sabe es que un CPT cuesta en el orden de 3,000,000 de euro cada año en Lecce, en el sur de Italia, la mitad en Bologna, poco más de 2,000,000 de euro en Roma, sin contar los servicios de vigilancia privada, limpieza, manutención de los edificios y, en el caso de Modena, renta del espacio. Pero ni el gobierno es capaz de dar datos certeros. A la gran duda acerca de los costos, se añaden las polémicas generadas por la mala gestión por parte de las empresas encargadas. En un recién reportaje, el valiente periodista Giovanni Maria Bellu , cuenta la historia de unos migrantes africanos que denuncian la administración del CPT de Caltanissetta (Sicilia) por haberlos discriminados. Pero a esta historia añaden otra: la administración, en mano de la Cooperativa Social “Albatross”, “cobraba” las huidas del centro. No sólo, la gente que escapaba era de la misma nacionalidad de algunos operadores extranjeros de la Cooperativa y se fugaban sin zapatos, ropa.Todo parece indicar que estamos frente a una situación que ve el gobierno con la necesidad de controlar el flujo migratorio y encarga empresas que no sólo no están dejando cuentas claras, sino que concentran su esfuerzo de “asistencia” al sólo aspecto económico dejando a un lado el aspecto humano.

Libia e Italia, cooperación en el tema migratorio

Desde hace unos años, en Italia se ha venido gestionando, sobre todo en los medios de información, la llamada “emergencia inmigración”. Cada verano, en las pantallas de las televisiones italianas, aparecen las imágenes de los grandes y precarios barcos transportando decenas y centenares de personas; al mismo tiempo, las imágenes de los cuerpos de las decenas de personas que mueren ahogadas tras los frecuentes naufragios; en fin, las costas italianas invadidas por miles de personas que la policía fatiga a contener en los Centros de Permanencia Temporánea a propósito construidos. El mismo gobierno, en años recientes, ha hablado de “verdadera invasión” y se han permitido conectar el fenómeno con supuestos grupos terroristas de origen árabe. Sin embargo viendo las estadísticas proporcionadas por el Departamento de Policía italiano, el único en contener datos al respeto , se revela que el número de los migrantes ilegales desembarcados en las costas sur de Italia en los últimos años ha variados desde los 8,828 de 1998 a los 13,594 de 2004. Una cantidad relativamente baja, si confrontada con el único dato de referencia con respeto a la presencia de ilegales en el país, el número de personas que han aprovechado la regularización del año 2002 y que han sido poco más de 700mil personas. Un escaso 2% del total de entradas ilegales al país . Pero la emergencia cundía, en verano decenas de personas llegaban y llegan a las costas italianas y había que solucionar el problema.
Política migratoria italiana en el Mediterráneo
Siendo Italia un país que solo recientemente se ha convertido en un territorio de inmigración, la legislación italiana es relativamente joven. Ésta ha sido centrada en dos aspectos: el interno, con la reglamentación de la presencia extranjera en el territorio y la represión de las formas ilegales de estancia, y externa, a través de acuerdos bilaterales con los países norteafricanos. En este segundo aspecto, Italia ha tratado de delocalizar los controles migratorios en la costa sur del Mediterráneo. Esta política ha llevado a una larga serie de acuerdos: con Argelia (Algeri 1999 y Roma 2000), Marrueco (Rabat 1998, Roma 1999), Túnez (Roma 1998, Túnez 2003), Egipto (El Cairo 2000) y Libia (Roma 2000, Trípoli 2003). Estos acuerdos han buscado establecer la cooperación en términos de control y aceptación de las deportaciones italianas, además de la exigida adecuación legislativa de los países africanos a los estándares italiano y europeo. A cambio, los africanos reciben ayuda económica e inclusión en las llamadas Cuotas de Entrada, decreto de ley que cada año determina el numero y la procedencia de migrantes permitidos en Italia. Esto ha permitido mantener bajo estricto control las costas de Túnez y Egipto reduciendo de manera sustancial la salida de navíos desde esos países. Libia, al contrario, no ha resuelto el problema y se ha convertido en el mayor punto de salida en el Mediterráneo para los migrantes hacia las costas europeas e italianas en particular.La relación entre Italia y Libia es peculiar y resiente de al menos tres factores. Antes que todo, a diferencia de otros países africanos, Libia no es un país de emigración, sino más bien de transito e inmigración. El segundo dato es que Libia nunca ha pertenecido al área de influencia occidental en el norte africano, siendo parte histórica de los países no alineados. En fin, Libia ha sido colonia italiana desde 1911 hasta 1943. En otras palabras, siendo país de inmigración y no de emigración, Libia no sufre las presiones de las Cuotas de Entrada por un lado. Pero al mismo tiempo, Libia goza del fuerte liderazgo que Kadafi ejercita en el continente atreves de la política panafricana impulsada desde hace mucho tiempo. Misma política que ha sido reforzada durante la década de los 80, después de la fuerte fricción con Estados Unidos y Europa a raíz de actos terroristas que fueron adjudicados a grupos apoyados por Kadafi. En fin, el conflicto diplomático acerca de las reparaciones económicas que Libia exige a Italia por la ocupación de más de treinta años.El contexto es complejo y difícil para Italia que no ha podido presionar Libia y al contrario ha sufrido la presión de la ola migratoria que Kadafi deja salir en ciertos momentos. Sólo en los últimos años, Libia ha comenzado a suavizar su postura, a raíz sobre todo de los embargos determinados por EU, la ONU y la Unión Europea. El deseo de salir de esta situación de nula o casi nula relación comercial con Europa sobre todo, ha obligado Kadafi a firmar en diciembre de 2000 y luego en julio de 2003 dos acuerdos con el gobierno italiano, tras la promesa del levantamiento del embargo comercial europeo hacia Libia, que empeña los dos gobiernos a la cooperación en el tema migratorio. El primer acuerdo establecía formas de cooperación policíaca en términos de intercambio de información y entrenamiento compartido de las respectivas fuerzas del orden. Sin embargo, es el acuerdo firmado el 3 de julio de 2003 marca el verdadero cambio en la relación. El acuerdo es hasta la fecha secreto, sin embargo algunas informaciones se tienen. El 3 de julio de 2003, los respectivos jefes de policía firman un documento “acerca de las modalidades practicas de la cooperación en el tema migratorio”. Poco después Libia acepta los financiamientos para la construcción de almeno dos (fuentes periodísticas hablan de tres) Centros de Detención en tierra libia junto a un paquete de materiales para el patrullaje: 40 visores nocturnos, 150 binoculares, 6 vehículos todo terreno, 6,000 colchones, 12,000 cobijas de lana, 100 lanchas de primer auxilio y 1,000 bolsas para transporte de cadáveres. En el año a seguir, Italia ha pagado 50 vuelos de deportación desde Libia hacia diez países distintos por un total de 5,688 personas. Sin embargo sólo un año después, tras las denuncias de muertes, torturas y maltratos, una Comisión del Parlamento Europeo visita las estructuras de detención en Libia, revelando el elevado degrado de las mismas y recogiendo cientos de denuncias por violación a los derechos humanos por parte del régimen libio. Pero eso no fue suficiente, como tampoco las recomendaciones por parte de la ONU y de la misma Unión Europea hacia Italia, para que controlara la actuación de Libia: el 11 de octubre de 2003, la Union Europea (cuya presidencia estaba dirigida por el gobierno italiano) levanta el embargo comercial (que comprendia armas y tecnologia militar) en contra de Libia. En efecto, mientras la Comisión europea visitaba Libia, con gran discreción, el 26 de septiembre de 2004, Italia y Libia se ponen de acuerdo: Libia aceptará los expulsados por Italia. Esto el meollo del acuerdo bilateral: la posibilidad para Italia de expulsar migrantes ilegales a tan sólo poco cientos de kilómetros de sus costas, subcontratando de hecho a Libia la deportación y la detención de los ilegales. Cuestión esta que ha levantado más de una duda, pues no sólo el régimen libio no brilla en cuanto a respeto de los derechos humanos, sino que además Libia también ejerce el derecho de expulsión llevando y dejando cientos de migrantes a su frontera sur, en medio del desierto. Sólo entre septiembre 2004 y marzo de 2005 han muerto 106 personas, según versión oficial del gobierno de Kadafi. El actual gobierno italiano ha suspendido la expulsión hacia Libia, pero los viejos acuerdos son ejemplo a imitar para otros países, como por ejemplo Inglaterra y la isla de Malta.Las consecuencias son otras también. Laura Boldrini, el encargado para la ONU en Italia para la oficina de refugiados (UNHCR) habla de la situación que se ha generado: “Libia ha aprovechado el acuerdo, el dinero y los medios proporcionados por Italia, para empezar una caza indiscriminada hacia cualquier extranjero presente en su territorio. A nosotros no nos permiten trabajar para averiguar quienes tienen derecho a asilo y refugio. Agarran cualquier extranjero, ilegal o legal, y lo encierran en estas estructuras”. A confirmación de esta situación, habla la voz de alarma de los mismos migrantes que no han dejado de llegar a las costas italianas: “Se está volviendo terrible, especialmente para los de piel negra. Los libios se están haciendo justicia solos [...]. El viernes pasado nos apedrearon”, grita un migrante de Sudan. Otro migrante de Etiopia, sin saberlo, revela lo más importante: “En la ciudad de Tripoli nos cazan. Quien puede trata de escaparse. El único lugar hacia donde ir es Italia”.

El uso de FRONTEX y la externalización de la frontera
En los últimos meses, Libia ha vuelto a presionar Italia. El instrumento que tiene es la migración. Sólo dejando zarpar los barcos de sus costas puede ser capaz de poner en crisis las precarias estructuras de control y contenimiento italianas. Por esta razón, el gobierno italiano, incapaz de enfrentar el problema, ha tenido que pedir ayuda a la Unión Europea. En una carta dirigida por el Ministro de Interiores italiano, Giuliano Amato, al subcomisionado europeo encargado migración, el también italiano Franco Frattini, Italia pide expresamente ayuda para “contener el flujo migratorio creciente proveniente de Libia y la costa africana general”.La respuesta no se hizo esperar. La Unidad especializada, creada en el 2005 en seno a la Unión Europea, FRONTEX interviene: patrullajes mixtos, satélites, disuasión. El Mar Mediterráneo hoy, en la franja entre Italia y Libia parece el escenario de una guerra, siendo más militarizado que hace veinte años, cuando ahí se confrontaban las dos flotas de los dos bloques, él de la OTAN y el soviético. En un principio Libia era contraria, pues aún reivindica aguas internacionales como fueran en su territorio. Pero en la Conferencia de Trípoli, llevada a cabo el 22 y 23 de noviembre pasados entre la Unión Europea y los países de la Unión Africana, según las indiscreciones, Kadafi habría aceptado la presencia de los patrullajes mixtos de FRONTEX en sus aguas territoriales. Cabría preguntar, ¿a cambio de qué? Preguntas sin respuestas, mientras miles son obligados a regresar en medio del Mar Mediterráneo hacia Libia en donde, se sabe, los espera el infierno.Todo lo dicho y lo hecho en estos años por la cooperación entre Italia (y UE en general) y Libia apunta hacia una sóla dirección. Alejar la frontera de la Unión Europea más allá de sus fronteras físicas. Los resultados concretos terminan siendo dos: el primero, la UE puede esperar de no volver a ver migrantes ilegales acudir a su territorio. El segundo es la cancelación del derecho de asilo y refugio. Este en particular es el aspecto más grave e inhumano, pues se impide el ejercicio de un derecho afirmado internacionalmente hace más de 50 años y ahora, en la época de guerra que vivimos, más que legítimo y justo.

Matteo Dean (2006), favor de mencionar al autor

03 dicembre 2006

Pianeta Dimenticato

Di seguito troverete le date delle trasmissioni del programma Pianeta Dimenticato di Radio 1 Rai alle quali ho partecipato.
I file audio cui mandano i link qui sotto si ascoltano con Real Player o, meglio ancora, con VLC.

  • 2 gennaio 2009: "Candidata al Nobel per la pace nel 2006, e parlamentare Dona María Del Rosario Ibarra 81 anni, e' una indomabile attivista per la difesa dei diritti umani. Presidente della commissione nazionale dei diritti umani del senato messicano, nel'agosto ha fondato il fronte nazionale contro la repressione, al quale partecipano moltissime associazioni civili tra cui il comitato Eureka per la difesa dei prigionieri, perseguitati, desaparecidos ed esiliati politici". [scarica il file]
  • 26 novembre 2008: "Funzionano e stanno per essere estesi a tutte le aree metropolitane, in Bolivia, i programmi di sostegno sociale all'emigrazione interna". [scarica il file]
  • 13 novembre 2008: "In Messico proliferano i sindacati fantoccio, vere e proprie bande criminali, che impongono ai dipendenti delle fabbriche il racket della protezione e li costringono ad accettare condizioni di lavoro capestro". [scarica il file]
  • 14 ottobre 2008: "Per arginare la grave emergenza del narcotraffico e il continuo flusso dei clandestini, Washington e il governo messicano hanno messo a punto un complesso piano di controllo investigativo". [scarica il file]
  • 16 maggio 2008: "In Colombia i paramilitari hanno scatenato una violenta offensiva al confine col Venezuela". [scarica il file]
  • 2 maggio 2008: "In Messico si susseguono gli omicidi dei giornalisti che denunciano la corruzione e gli intrecci fra narcos, politica e finanza". [scarica il file]
  • 22 aprile 2008: "Controlli armati, 1250 km di barriere, il Rio Bravo e il deserto non riescono ad arginare la valanga di clandestini che si riversa dal Messico negli Stati Uniti". [scarica il file]
  • 28 marzo 2008: "In Ecuador lo sfruttamento petrolifero avviato da una multinazionale brasiliana minaccia l'equilibrio ecologico del Parco Nazionale del Yasunì, ai confini col Perù, riserva di biosfera dell'UNESCO e area di insediamento di varie tribù Indios". [scarica il file]
  • 21 marzo 2008: "Nonostante la priorità più volte assicurata dal Governo alla lotta contro il traffico di droga, i narcotrafficanti messicani stanno soppiantando i cartelli colombiani e gestiscono una crescente percentuale delle spedizioni di cocaina negli Stati Uniti". [scarica il file]
  • 12 febbraio 2008: "In Messico un'inchiesta giornalistica denuncia l'attività di un gruppo di potere denominato El Yunque, un'organizzazione segreta che mescola ritualità e precisi interessi politici". [scarica il file]
  • 31 gennaio 2008: "Incontro internazionale a Caracol de la Garrucha per sottolineare il ruolo delle combattenti nella guerriglia zapatista in corso nel Chiapas". [scarica il file]
  • 18 gennaio 2008: "Negli stati messicani di Tabasco e Chiapas una serie di frane e di inondazioni ha fatto scattare pesanti denunce nei confornti delle industrie idroelettriche della zona". [scarica il file]
  • 14 dicembre 2007: "A dieci anni dalla strage di Acteal in Messico i familiari delle vittime reclamano ancora verità e giustizia per uno dei più gravi massacri della guerra civile in Chiapas". [scarica il file]
  • 4 dicembre 2007 : "Ciudad Juarez, Messico: da 14 anni alla frontiera fra Messico e Stati Uniti vengono uccise centinaia, forse migliaia di donne, senza che siano stati mai individuati assassini e moventi. Una strage misteriosa sulla quale nessuno vuole far luce per non ostacolare i molti traffici della zona, denunciano le associazioni femministe". [scarica il file]

 
Sitemap